“Ego te absolvo”

Por: Lic. Jorge Leal.

 

Creo realmente que Jorge Bergoglio no es Francisco y que Francisco no es Jorge Bergoglio. Ud. dirá estimado lector que este juego de palabras esconde un supuesto pensamiento ludópata. No. Quiero decir que los argentinos que conocimos al Cardenal Jorge Bergoglio, nunca hubiéramos pensado que actuaría como lo hace el Papa Francisco.
Y lo que es peor, que como todo ser humano al envejecer, pierde noción de ideas claras, y ya muchos temen que haya confundido sus pensamientos doctrinarios de la juventud, con una actualidad totalmente incomparable a sus años mozos.
La Iglesia Católica viene en caída. Sus representantes no son los mejores exponentes de una espiritualidad virtuosa. Su posición frente al avance social es retrógrada. Y la propia Iglesia Católica fundada hace 2018 años se está convirtiendo nuevamente en un templo lleno de mercaderes. Francisco que se dice innovador, ha olvidado el pasaje Bíblico Marcos 11:15-18.
Bergoglio era un curita humilde, de ideas políticas peronistas. Casi diríamos un clérigo de los pobres y desposeídos. Combativo de los impuros y de sus actos pecaminosos.
Francisco pareciera que ha decidido olvidar, que muchos de sus antiguos “amigos compañeros” al que hoy acude en ayuda, no cumplieron con algunos de los 10 mandamientos bíblicos, por ejemplo el 7º (no robarás) o el 10º (no codiciarás los bienes ajenos); y así desde que asumió como Jefe de la Iglesia Católica mundial, provoca en su país de origen, una división social que corroe el pensamiento católico y permite que migren miles de fieles.
Este Papa, declarado admirador del peronismo fue despreciado por el kirchnerismo, al que él no consideraba justicialista, y fue vituperado e ignorado. Pero cuando fue ungido recibió como primer jefe de Estado a Cristina, dando a entender que “ponía la otra mejilla”.
Nunca visito su país y no lo hará mientras gobierne un presidente de otro signo político. Parece que para algunas cosas sí es necesario perdonar, pero para otras le sale el pecador.
La multitudinaria marcha a Lujan convocada por Hugo Moyano y dirigentes gremiales, con la culminación de una misa brindada por monseñor Radrizzani (amigo de Bergoglio y encumbrado por el) no fue sino el apoyo a dirigentes enredados en procesos judiciales, que sospechan una tremenda corrupción.
La gran movilización y el impactante acto generado por el gremio de camioneros y aliados, consistió simplemente, para interpretación del pueblo creyente, en un “Ego te absolvo” (Yo te absuelvo – término eclesiástico). Más allá de lo que digan los jueces.
La gran pancarta “Paz, Pan y Trabajo” que exhibía la basílica de Lujan, por encima del arzobispo que bendijo a los convocantes, Moyano y compañía, mucho se parece al lema del Papa Pio XII “Opus iustitiae pax” (El trabajo de paz es justicia).
En definitiva, nadie cree ya en los espejitos de colores, y esta actitud de la Iglesia Católica fue un mensaje de “protección” a los amigos. La Iglesia argentina tiene muchos malos antecedentes en su accionar social, de manera indirecta o haciendo caso omiso.
Como recomendación, le diría en forma coloquial, ya no sos Bergoglio, ahora sos Francisco. No era necesario un “Ego te absolvo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s