TODAVÍA FALTAN UN PAR DE AÑOS…..

Por: Dr, Adolfo Hugo Chiappe

 

TODAVÍA FALTAN UN PAR DE AÑOS….. IGLESIA CATOLICA Y EVANGELISTAS LOGRARON FRENAR ALGO TAN ELEMENTAL COMO LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO.

 

En la madrugada de este 9 de agosto, el Senado de la Nación Argentina rechazó por 38 votos a 31, el proyecto de despenalización del aborto que hace algo más de un mes fuera aprobado por la Cámara de Diputados con una mayoría ajustada.-

Todo el planteo de la cuestión fue mal planteado por ambos sectores en pugna, y en los dos casos los errores nacieron de posiciones ideológicas antagónicas y extremas, que impidieron un blanqueo de una situación fáctica que en nada habrá de modificarse para el futuro, y que llevará a la Justicia a seguir adoptando posiciones hipócritas frente a una realidad evidente.-

Porque en la práctica mantener la penalización de algo que la sociedad hace rato dejó de penalizar, convirtiendo la norma del Código Penal en un precepto derogado por desuetudo y cuya vigencia legal lo único que consigue es generar serios y graves problemas de salud pública entre los sectores más carenciados, es un imposible que estimo que como mucho en un par de años terminará por modificarse.-

Atrás de todo esto se han manejado falacias de carácter religioso, argumentaciones que trataron vestir a las mismas de juridicidad por parte de quienes lo último que han hecho en esta materia es ser legalistas (incumplimiento permanente de las políticas sobre educación sexual reproductiva, oposición férrea a métodos anticonceptivos que llevaron a un opositor a la despenalización al absurdo de sostener que el profiláctico no previene el sida, etc.).-

Pero del lado de quienes defendieron la sanción de la despenalización también se cometieron errores. No se visualizó que esta es una batalla para dar por etapas, se pretendió adoptar una legislación basada en experiencias de otros países, extremar las medidas y reglamentar todas las dificultades que pudieran surgir para el cumplimiento de la ley, con lo cual generaron resistencias que no debieron existir (por ejemplo por parte de la comunidad médica a la cual se obligaba a registrarse como objetores de conciencia o no, y a obligar a establecimientos privados de salud a realizar prácticas más allá de sus propias conveniencias económicas), las cuales minaron el camino en el Senado y terminaron por unir a quienes ab initio la cuestión poco les interesaba.-

Y lo peor que ocurrió con todo esto no es la intervención rayana con la hipocresía de la Iglesia católica, que parece oponerse a esta despenalización para asegurar mayores víctimas para las prácticas aberrantes de muchos de sus integrantes, sino el fortalecimiento de grupos evangélicos, sectarios, primarios en su pensamiento, y que hoy aparecen en pleno auge dentro del campo de las ideas religiosas.-

Bueno, ahora es de esperar que los sectarios de uno y otro lado entiendan que para nada sirven sus posiciones extremas, que lo que debe primar es el verdadero y más importante de los elementos a preservar, el de la libertad de género, del derecho de la mujer a disponer de su vida y su futuro con libertad, eliminando las fascistas proposiciones de obligarlas a tener hijos para después darlos en adopción (olvidando quienes esto sostienen que esta fue una práctica eugenésica pregonada por el nazismo), y preservar la salud pública evitando las intervenciones clandestinas a las que se deben someter aquellas mujeres de menores recursos, que ponen en serio riesgo su vida y su salud reproductiva futura.-

En el mundo masculino esto debe ser entendido, internalizado, como conducta a seguir, y en el mundo femenino, donde también hay legisladoras que votaron contra la despenalización, debe reforzarse el principio de igualdad de derechos como el principal motor de esta causa, sin caer en posiciones extremas, pero actuando con firmeza en cada uno de aquellos terrenos donde esa igualdad está puesta en entredicho, tanto en el terreno del aborto, como en el campo laboral, social y familiar.-

Se perdió hoy, pero para los opositores a esta despenalización, la victoria se puede convertir en pírrica a poco que se flexibilicen las posiciones de quienes defienden con razón el cambio.-

Y realmente quiero destacar la inteligencia de la Senadora por la Provincia de Neuquén que comprendió sobre el final que no se trataba de legislar como deben tratarse los abortos, que lo más importante era terminar con la penalización, simplemente, porque todo lo demás después podía ser construido sin mantener la espada de Damocles sobre la cabeza de cada mujer sometida a esta encrucijada.-

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s